Hoy te hablamos de cervezas Lager

Cuando tomamos cerveza, por regla general, lo que estamos tomando es una Lager, un modelo de cerveza que tiene un gran éxito entre los amantes cerveceros. Pero ¿De dónde viene esta palabra? Hoy en el blog, te hablamos de este tipo de cervezas.

Lager es un término alemán que significa almacén o bodega y hace alusión a los sótanos, esos lugares donde se almacenaba este tipo de cerveza en el siglo XIX. Aquí, la cerveza encontraba las mejores condiciones de temperatura para la fermentación de la levadura y el almacenaje en frío, lo que permitía elaborar cerveza en cualquier época del año.

Hoy en día, las cervezas Lager no se almacenan en sótanos, pero siguen fermentando y madurando en frío.

Características de la cerveza Lager

Principalmente, podemos decir que la cerveza Lager se caracteriza por contener levaduras que fermentan a bajas temperaturas (entre los 8ºC y los 16 °C). Estas levaduras desarrollan su actividad de manera mayoritaria en la parte baja de los tanques de fermentación, por lo que al final del proceso tienden a precipitar al fondo de los tanques. Debido a este motivo, en las últimas fases del proceso de elaboración, se almacenan a bajas temperaturas para «limpiar» las partículas residuales, dejar decantar la levadura y estabilizar los sabores y aromas (término que se conoce como lagerin en alemán).

El resultado es una cerveza con unas características muy particulares:

  • Las cervezas Lager tienden a ser transparentes y no presentan turbidez, suelen ser claras, aunque también las hay de color más tostado e incluso negras en función de la combinación de maltas utilizadas en su elaboración.
  • Los aromas son sutiles y predominan los aromas primarios, aportados por las maltas y los lúpulos.
  • En cuanto a los sabores son limpios equilibrados y sutiles.

Como ejemplo de cerveza Large tenemos a Estrella Galicia, una gran cerveza y muy valorada por todos los amantes de las cervezas. Todas las cervezas de Estrella Galicia son de baja fermentación. En su elaboración se utiliza una cepa de levadura propia de baja fermentación, que tarda siete días en transformar el mosto en cerveza verde dentro de los fermentadores. Esta casa cuenta con uno de los periodos de maduración más largos dentro de las cervezas Lager nacionales, en torno a los 15 días. Además, utiliza el agua de A Coruña por su composición físico-química de altísimo valor cervecero.